fbpx

La gravedad

La gravedad

9 enero, 2012 Opinión 3

Comienza el 2012.
Año de Marketing, Publicidad y otras chicas del montón…?
No lo sé. Comenzaremos esta andadura con optimismo, con energía y mucho positivismo. Otra cosa sea que, como siempre, llegue alguien, y lo joda.
Permitidme que el primer post del año sean unas frases a modo de reflexion.
La aventura de un tierno infante.
Así me siento yo en estos primeros días del año.
Suerte a todos! Salud!


                        Siendo tierno infante era muy feliz:
                        Jugaba y jugaba a cansarme jugando;
                        jugaba con niños felices del juego…
                        Con niños que juegan a jugar de hombres,
                        con hombres que lloran porque ahora son niños                              
                        jugando a mayores…
                                                Pasó aquel silencio,
                        y aprendí a callar entre las mentiras
                        de quienes se sienten los mayores niños.
                        Aprendí a crecer sin que las preguntas                                            
                        jamás me impidieran a perder la infancia.
                        ¡Y lo conseguí! Pero cierto día,
                        a esa edad en que todos somos inmortales,
                        encontré respuestas sin querer buscarlas…
                        ¡Fue mi cumpleaños!                                                            
                                                Yo escuchaba atento
                        la canción del día, mientras entre flores
                        y un lazo amarillo se escondió el deseo
                        de todo gran niño: ¡Una bicicleta.!
                        ¡Por fin la tenía!                                                                               
                                                Podría montarla
                        y recorrer el mundo como los piratas
                        que dijo el abuelo…
                                                Saltaría entre piedras
                        que se asemejaban a los precipicios                                      
                        de toda aventura…
                                               Pensaba escapar
                        de la tarta de fresa, salir a la calle
                        y encontrar la risa y aplausos y envidias…
                        Cogí mi regalo y escapé corriendo                                       
                        por las escaleras con tarta en la boca.
                        Pero allá en el quicio de la libertad
                        se encontraba el padre al que todos odiamos,
                        el que llega tarde a los cumpleaños
                        oliendo a fulanas y a vino barato.                                        
                        Me besó la frente y su cuerpo enfermo
                        se tambaleó como un moribundo.
                        Miró mi regalo, me dio unas monedas,
                        agachó la frente y mientras se hundía
                        repitió incesante la absurda teoría                                        
                        de que todo hombre se caerá algún día:
                        “Recuerda, hijo mío, que la gravedad
                        es nuestra enemiga!”
                                               Al salir al patio
                        olvidé el consejo y a quien me lo dio.                                              
                        Subí a la montura, la agarré con fuerza
                        e inicié un camino que hoy en día sigo…

3 comentarios

  1. Rakel dice:

    Vaya! Que agradable sorpresa. Comparto tus anhelos para el nuevo año, ya lo sabes, y ahora anhelo otra cosa. Seguir leyendo…Muacks!!

    Rakel

  2. Marta S. dice:

    Uff solo nos queda pedalear 😉 Un besote

  3. begoblanco dice:

    Sigamos pedaleando con la misma ilusión que lo hacíamos de niños, aunque esta vez la torta sea más gorda y no tengamos tantas manos dispuestas a levantarnos nada más caernos. Vamos a por este nuevo año con rodilleras, coderas y casco, si la bicicleta nos da problemas, a patinar se ha dicho 😉 Un besote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *